Ráfagas de Luz

Santo Temor de Dios

¿Tener miedo a Dios?... jamás. Temor de Dios por amor, sí, Don que es del Espíritu Santo, por lo que viviremos con la mayor confianza en su Amor misericordioso, pues:

  -nuestro Padre Dios se hace “papá”, “¡Abbá, Padre!” (Romanos 8, 15) conforme a nuestra pequeñez, para que no nos abrume su infinitud, y tanto es así que nos deja descansar en su regazo (cfr. Salmo 56, 9)

  -nuestro Señor Jesucristo, Dios y Hombre, se hizo amigo (cfr. Juan15, 15) y hermano (cfr. Juan20, 17), y nosotros merecemos estos títulos por su Pasión, Muerte y Resurrección.

  -nuestro Dios Espíritu Santo quiere ser nuestro divino huésped porque quiere habitar en nuestro corazón, de modo que nosotros seamos su “templo” (cfr. I Corintios  3, 16).

  ¡Temor de Dios por Amor!, por eso lucharemos para no entristecer al Espíritu divino! (cfr. Efesios  4, 30).


Araceli María


Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: